Rafael Jover, el cónsul que acogió a Blesa en la residencia oficial de Londres, y su mujer pleitearon contra Caja Madrid por Gescartera

Ojo abogados

El cónsul  de España en Londres, el diplomático Rafael Jover Mora-Figueroa, dimitió ayer del cargo tras emitir La Sexta unas imágenes que corroboraban que había acogido y agasajado a Miguel Blesa y su mujer en la residencia oficial durante varios días, entre el 4 y 8 de abril, poco antes de que el ex presidente de Caja Madrid declarase contra el juez Elpidio Silva, que le había encarcelado unos meses antes por los créditos concedidos al ex presidente de la patronal, Gerardo Díaz Ferrán, acción por la que Silva está acusado de prevaricación y apartado de la carrera judicial.

Jover, que ha sido embajador en Jamaica y cónsul en Rabat y Washington, entre otros destinos, asegura que dimite por respeto a su familia y a la carrera diplomática para evitar que se mantenga abierta la polémica, pero hay que decir que su relación con Blesa, un personaje que ha actuado sin escrúpulos morales en la caja quebrada, tiene miga suficiente para que la polémica continúe.

El cónsul y su mujer fueron atrapados con 1,7 millones en la estafa de la agencia de valores

Rafael Jover fue pillado en la estafa de Gescartera con 919.222 euros y su mujer, Dolores Villanueva también estaba en la lista de estafados, con 830.025 euros. La pareja sumaba en total 1,75 millones de euros. En los medios de comunicación solamente nunca se relacionó ambos nombres, haciéndose público exclusivamente el nombre de Jover por la notoriedad de su cargo de embajador y por presumirse que el dinero de la cuenta de Gescartera no estaba declarado a Hacienda.

El caso Gescartera se llevó por delante a importantes cargos del Partido Popular, el responsable de Hacienda, Enrique Giménez Reyna, cuya hermana fue condenada, y Pilar Valiente, que presidía la CNMV cuando quebró la agencia de valores y gestora de inversiones, que dejó un agujero de 88 millones de euros, fueron los más relevantes.  Los tribunales destacaron la sospechosa actuación del organismo regulador, controlado por el Gobierno del Partido Popular, con José María Aznar y Rodrigo Rato a la cabeza.

Jover y su mujer pleitearon, junto a un grupo de afectados,  para que Caja Madrid y La Caixa respondieran del agujero dejado por Gescartera como responsables civiles subsidiarios y de esta manera poder recuperar el dinero. En aquel momento, Caja Madrid estaba presidida por Miguel Blesa. El Supremo decidió que La Caixa no tenía responsabilidad, pero sí condenó a Caja Madrid por tolerar prácticas prohibidas por el reglamento de la CNMV . Sin embargo, la caja no tendría que pagar la totalidad más los intereses, “sino lo ilegítimamente distraído de los recursos gestionados por Caja Madrid Bolsa para Gescartera, durante el tiempo en que operó como depositaria”.

Bankia tiene que aclarar la indemnización que la entidad pagó al matrimonio anfitrión de Blesa

Vista la amistad tan estrecha que se profesan resulta creíble que el diplomático hablara con el responsable de la caja, no ya para que su hijo Álvaro entrase a trabajar en Bankia, sino en lo que respecta a la indemnización, y convendría que los fiscales que investigan a Blesa comprobasen que el embajador y su esposa no llegaran a algún acuerdo compensatorio fuera de los tribunales.

Lo que sí puede decir La Celosía es que en el auto de la Audiencia Nacional del 9 de enero de 2012 en el que resuelve la indemnización que debe pagar Caja Madrid, ya entonces subsumida en Bankia, presidida por Rodrigo Rato, se describe las partes que comparecieron y presentaron alegaciones, y el matrimonio Jover ni compareció ni alegó. Una actuación que se produjo  a pesar de que los jueces, apoyados por el peritaje del Banco de España,  habían determinado una indemnización muy baja, de 12,23 millones de euros, más los intereses (en torno al 30%) a repartir entre los demandantes que figuraban en la sentencia del Supremo. Fuentes no oficiales nos han señalado que Bankia tenía provisionada una cantidad muy superior para cubrir la contingencia.

El abogado del matrimonio que defendió sus intereses fue Andrés Vilacoba Ramos, muy relacionado con la Iglesia, institución que tenía bastantes millones invertidos en Gescartera. Vilacoba ha sido Presidente de la Asociación para la Defensa de los Consumidores y Usuarios de la Comunidad de Madrid y asesor de Adicae, entre otros puestos. En la comparecencia que permitió hacer alegaciones a la indemización, en la que no estuvieron los damnificados Jover y su esposa, su abogado Vilacoba sí que defendió los intereses de bastantes: Mutualidad de la Policía, Orden Filipense Misioneras de Enseñanza, Agustinas Misioneras y otras órdenes de San Agustín, Sanilaser Visión, así como los de nueve particulares.

Dejar un comentario

Vilacoba utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies